domingo, 23 de noviembre de 2008

Los granjeros chinos deben morir

Es un artículo que descubre una realidad dura: la de los explotados para los mundos virtuales. Este es el comienzo del artículo.

Apostado entre las ruinas de un viejo castillo, Li Qiwen pasa la noche matando monjes guerreros en los mundos de Azeroth. Uno tras otro, los cuerpos sin vida van arrojando al aire monedas y armas secretas que Li recopila cuidadosamente en su saco de pertenencias.

Li pasa doce horas al día, siete días a la semana, frente a la pantalla de un ordenador en un pequeño tugurio de Nanjing, en China. En cuanto termina su jornada, otro compañero se sienta en su silla, toma el control de su personaje y sigue matando monjes en el mundo virtual de World of Warcraft.

"A mis colegas y a mí", explica otro jugador a The New York Times, "nos pagan por matar monstruos". El negocio, conocido como "Gold farming" (cultivo de oro), emplea a unas 400.000 personas en todo el mundo y, según un estudio de la Universidad de Manchester, genera alrededor de 340 millones de euros de beneficios cada año.


Si sientes curiosidad, tienes el enlace al artículo completo en la primera línea.

No hay comentarios: