domingo, 16 de marzo de 2008

Seres superiores

Estamos acostumbrados a las situaciones en las que un grupo de personas se sienten superiores, mejores que los demás. Y que en este contexto, rechazan relacionarse o asociarse con las personas que no son de su grupo.
Se creen superiores por razones de raza, o de haber nacido en un lugar determinado, o por profesar una determinada religión...
En estos casos, aunque nos parezcan absurdos y rechazables, no dejamos de comprenderlos en parte. Sabemos que quienes los protagonizan están equivocados, pero podemos llegar a intuir por qué piensan así.
Pero hay otros casos del mismo estilo que son mucho más difíciles de comprender.
Como, por ejemplo, el de unos padres sordos que quieren utilizar la selección genética para tener un hijo sordo.
Quieren negarle la posibilidad de oír, de disfrutar de más cosas de las que ellos pueden hacer, de permitirle una vida más fácil e integrada, por el hecho de creer que el ser sordo los hace especiales.
No puedo entender cómo pueden querer hacerle eso a su propio hijo.

Visto en Evolutionibus y en Shora

sábado, 15 de marzo de 2008

Crucero Gustloff, una tragedia provocada

En el blog de Vision Beta aparece una magnífica entrada (entre otras, ojo). Se trata del trágico final de un barco, el crucero Gustloff, hundido al final de la Segunda Guerra Mundial por un submarino ruso, con 10.000 personas a bordo casi todas refugiados de guerra, de las que murieron más de 9.000.

A pesar de la barbarie del hecho, en 1976 los soviéticos conmemoraron semejante hecho. No se de qué estaban orgullosos.

A raíz de un comentario de dicha entrada, he llegado a la Operación Gomorrah, otra masacre cometida sobre civiles en la misma guerra.